Cómo trascender el miedo y el dolor. Diario de LuisGarre.

Cómo trascender el miedo y el dolor.

Si hay algo que nos gustaría conocer y aprender a los seres humanos, sin duda sería cómo trascender el miedo y el dolor o el sufrimiento. El dolor interior, el miedo o el sufrimiento forma parte inseparable de la esencia humana imperfecta que habita este planeta llamado tierra.

La forma de trascender cualquier dolor, miedo o sufrimiento humano es abrazándolo, aceptándolo y haciéndolo partícipe de nuestro ser y experiencia terrenal.

Difíciles son las relaciones personales, las situaciones laborales, los contratiempos negativos, las circunstancias adversas, las enfermedades, los malos sentimientos, los sucesos inesperados … Sin duda, las relaciones humanas que practicamos aquí son toda una prueba de fuego contra nuestro ego, nuestro orgullo o nuestra sensación de identidad personal, sean de tipo, ámbito o grado que sean. Lucha incansable de egos, peleas constantes de aparentes verdades, todas iguales de falsas y ciertas a la vez, pero protegidas a capa y espada por cada cual que las defiende.

¿Cómo trascender el miedo y el dolor?

Aquí tienes algunas pistas.

Difíciles son las situaciones laborales, económicas, sociales de este mundo – escuela. A veces frustrantes, otras desesperadas o inciertas… Difícil ser conscientes de que nuestro esfuerzo, constancia, hábitos, equilibrio, inteligencia emocional, actitud, decisiones que tengamos en esta vida, marcarán nuestro destino y nuestra experiencia física en este mundo material.

Difícil asumir por el ser humano la total responsabilidad de lo que vive, de su experiencia, de su paz interior o de su dolor interno.

El ser humano que habita este mundo es torpe declarado, prepotente, orgulloso y autoenvenenado a menudo por su peor parte, por sus sentimientos perjudiciales, negativos, tóxicos y desafortunados.

La vida siempre inteligente, desafiante, compleja, fácil, simple, divertida, astuta, retadora, aterradora, milagrosa, fascinante…

¿Qué hacer cuando ocurre el conflicto? ¿Qué decir cuando no hay explicación posible a un acontecimiento indeseado, trágico, perverso, oscuro? ¿Cómo actuar cuando las cosas no suceden como deseamos? ¿Cómo vivir cuando estás perdido?

Cómo trascender el miedo y el dolor.

Para saber cómo trascender el miedo y el dolor, la solución siempre estará en la ignorancia de nuestra existencia y su significado auténtico. En lo que no sabemos de nosotros mismos ni del universo, pero que a duras penas (y poniendo de nuestra parte) podemos intuir. La solución siempre se compone de humildad, aceptación, reconocimiento de nuestra propia imperfección, más ignorancia, actitud valiente y predispuesta al cambio, al reto, a las dificultades, a la vida, al amor, a la paz universal, a la luz…

La solución se llama valentía ante lo incierto, ante el instante presente, ante tu vida. La solución se llama consciencia tranquila ante tus actos, errores, aciertos, éxitos y fracasos. La solución se llama integridad, dignidad, honestidad y sinceridad. La solución se forma con la frente alta, la mirada al frente, la sonrisa ante la pesadilla y el esfuerzo ante la fatiga. La solución eres tú mismo, tú misma. Porque tú también eres un héroe. El HÉROE más grande de la tierra. El que está viviendo optimista a pesar de lo que venga. El que respira feliz aún sabiendo que cada aliento es uno menos. El que se prepara para su propia muerte tratando de vivir como si no fuera a ocurrir nunca. El que ayuda al que puede, como puede y donde puede. El que eligió venir aquí, al planeta dolor, para servir de algo, de ejemplo, de referencia, de inspiración o de simple pensador, de hombre o mujer buena.

El que ha entendido la vida, solo sabe que está viviendo, aunque no sepa nada más que eso. Pero es suficiente para trascender el dolor, el miedo, el sufrimiento, las penas, los momentos de felicidad o el éxtasis terrenal.

Deben existir mundos más evolucionados en consciencia, amor incondicional y compasión que este, estoy convencido.

Deben de existir lugares con menos dolor, sufrimiento, desesperación, superficialidad, duras lecciones, egoísmo, violencia, ira, odio, rencor o falsedad. Debe existir en otro lugar unidad sin religiones de por medio, banderas, territorios, intereses, creencias, verdades, juicios, desconfianzas, traiciones ni mentiras. Estoy seguro.

Pero ahora es en este mundo en el que estamos. Es en este planeta en el que podemos evolucionar, autosuperarnos como personas y trascender el dolor, el miedo o el sufrimiento. Es en este lugar donde podemos mejorar nuestros valores, dejar de mentir, de odiar o de alimentar a nuestro ego perjudicial, absurdo y perverso. Es aquí donde podemos aprender a amar de verdad, a agradecer un pequeño gesto, un abrazo, una frase en el momento oportuno… Es aquí donde podemos servir con nuestra presencia a mejorar el metro de suelo cuadrado donde pisamos. Es aquí donde debemos volver a recordar aquello que siempre hemos sido y que hemos olvidado.

Es momento de volver a ser seres de luz transparente colmados de amor incondicional, bondad y compasión hacia todos y todo.

Sabiduría espiritual para la Vida diaria.

Sígueme en instagram para estar al día de todas las novedades en cuanto a libros, cursos, vídeos, podcast y noticias.

Feliz Vida.

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.