Opositar o depender, esa es la cuestión.

¿Opositar o no hacerlo? Opositar puede ser una salida más que aceptable ante la falta de puestos de trabajo que tristemente tenemos en este país. Con el panorama económico actual del mundo y el empleo privado en caída libre, solo se me ocurren dos ideas o posibles salidas para intentar sobrevivir al desastre y no caer en el profundo pozo del desempleo, la semi-pobreza o en alguno de los casos y por desgracia, la pobreza real. Esas opciones son las de emprender tu propio proyecto o ir en busca de una plaza fija en el saturado e hiper demandado sector del empleo público de este país y ¡lanzarte a opositar!

Hoy os voy hablar un poco sobre mi experiencia personal como opositor y finalmente funcionario, para tratar de motivar a esas personas que se encuentran en medio del proceso o que están pensando “lanzarse a la piscina” de opositar. Otro día os daré mi opinión sobre la idea de emprender por nuestra cuenta y riesgo para ser nuestro propio jefe, pero ahora quiero hablaros de la experiencia que supone preparar unas oposiciones para intentar sobrevivir al caos económico en el que nos encontramos.

OPOSITAR, Opositar  y vencer…

Opositar no es fácil (y menos ahora) Sobra decir que actualmente todo el mundo busca una plaza en el empleo público. Personas con grandes carreras y formación que no encuentran una buena salida laboral y que intentan por todos los medios no tener que abandonar su país para poder ganarse la vida. La masificación de personas optando a plazas de empleo público, junto con el escaso número de ofertas públicas para optar a ellas, hacen que hoy más que nunca sea muy complicado conseguir esa deseada plaza de funcionario. La competencia es máxima. Si no le dedicas un gran esfuerzo y un trabajo constante al objetivo, siento decirte que te va a resultar muy dificil alcanzar la meta.

Opositar: Persevera, no abandones…

Muchos comienzan, pero pocos son los que consiguen el objetivo. No por ser menos inteligente,s sino por no creer al cien por cien en lo que se disponen a realizar ni en su propia capacidad para conseguirlo. Cada persona es un mundo y unos necesitan más tiempo que otros para quedarse con los datos, para memorizar un tema o para aprender una ley. Pero eso nada tiene que ver con la consecución o no del verdadero y más importante objetivo que todos los que inician la preparación tienen en mente. Se trata de la capacidad de perseverancia y sacrificio. Esas si que son las verdaderas cualidades que deciden quien triunfa y quien no.

 ¿Opositar? No importa cuando, importa lograrlo…

Si a la primera no lo consigues, no pasa absolutamente nada. En mi caso fue a la cuarta pero eso es solo un dato más para la curiosidad, porque si no hubiera sido a la cuarta habría sido a la séptima o a la novena, me daba igual cuando pero habría sido. Lo que sí sabía era que ese  hecho se iba a producir. La mente como siempre, juega un papel decisivo en estos casos. Debemos afianzar nuestra idea de que estamos preparando algo que se va a producir si o si. Tarde o temprano y cueste lo que cueste. Esa es la mejor manera que conozco de lograr éxitos de cualquier tipo.

Por el camino escucharás a los pesimistas, a los derrotados incluso antes de comenzar a jugar, a los excusitas y a los que saben que ellos jamás podrían conseguirlo e intentarán convencerte de que tu tampoco puedes.

Puedes escucharlos por educación si es lo que quieres, pero sus palabras siempre deben quedar en la superficie de tu ser. En el mismo aire donde se diluyen y pierden consistencia en cuanto salen de su boca. Nada nos va a detener en esta tarea y menos las personas que nunca iniciarían en serio y de verdad algo así.

OPOSITAR-Disciplina, la clave…

Dedica esfuerzo a lo que quieres y la vida te devolverá ese esfuerzo en forma de premio. Es mi experiencia y el único camino  seguro que conozco hacia el éxito. Yo solo necesité el apoyo de mis padres, amigos, seres queridos y por supuesto, mi propio esfuerzo personal.

Ahora y pasados unos años, entiendo lo importante que es conseguir algo por uno mismo y no deber nada a nadie. En aquellos momentos lo veía como un contratiempo y como un obstáculo más que debía superar. Y de hecho lo era, pero gracias a ese obstáculo pude aprender muchas cosas de mi mismo y de lo que puedo ser capaz de conseguir con propósito, concentración y disciplina. Y eso me sirvió para aprender y para entender que todo lo que nos propongamos de veras, es posible de alcanzar. Pero eso sí, habrá que pagar un determinado precio para cada empeño. El precio siempre será el mismo, salvo en determinados casos de enchufismo o influencias de poder, que yo al menos no las quiero cerca en mi vida. Ese precio no es otro que el esfuerzo, el trabajo, la dedicación y la constancia en el objetivo. 

Todas las personas  disponemos de un gran poder interior que debemos desarrollar y sacar al exterior en busca de nuestros sueños. Ese poder es la FUERZA DE VOLUNTAD.

Este mi libro “OPOSITAR Y TRIUNFAR” encontraréis la motivación necesaria para salir victoriosos. Esta es  la guia que os ayudará a obtener vuestra plaza. EL MANUAL PARA APROBAR LAS OPOSICIONES.

Te dejo también un enlace a la mejor página que conozco para informarte de próximas oposiciones, foros, libros, consejos, etc…

www.canaloposiciones.com

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.