Riqueza espiritual: Los 5 bienes absolutos de auténtico valor en tu vida.

La riqueza espiritual se compone de cinco valiosos activos que nada tienen que ver con los bienes materiales con los que nos trata de persuadir sin descanso la sociedad en la actualidad.  El mundo que hemos creado las personas gira alrededor del valor que le damos a todas las cosas que coexisten junto a nosotros en el planeta. Pero en realidad, en la vida humana solo cinco de esas cosas realmente poseen el auténtico valor que necesitamos para poder vivir nuestra vida de forma satisfactoria.

El aire que respiramos, la comida que comemos, al agua que bebemos, un entorno adecuado en el que vivir y las otras personas con las que nos relacionamos. Fuera de eso, todo lo demás tiene el valor relativo que nosotros queramos darle.

Riqueza espiritual y riqueza material.

El dinero solo es papel pintado que atesora el valor que nosotros queramos otorgarle en cada momento.

Tus tres activos principales de verdadero valor son tu cuerpo, tu mente y tu tiempo de vida. Esos son tus bienes absolutos, los cuales debes cuidar profundamente durante tu existencia si deseas cierta calidad de vida.

Quizás te puedan parecer razonamientos simples y obvios, pero aunque no lo creas, el no saber diferenciar
algo tan simple es el origen de todos los males del ser humano.

Tu riqueza interior.

Imagina ahora que eres la persona más rica del planeta y que tienes todo el dinero que quieras. Puedes comprar
todo lo que desees, sin embargo cuando se acerca tu hora final y consciente de que el tiempo se agota, intentas
comprar una hora más de vida. Pero pronto comprendes que ni ofreciendo toda tu fortuna puedes adquirir un solo segundo de vida. Entonces te das cuenta de que un simple y breve instante de tu vida tiene un valor incalculable que vale muchísimo más que todo el dinero que existe en el mundo.

El trabajo diario que realizas en tu puesto laboral no es más que un penoso intercambio de tiempo por dinero. Este trueque o canje forma parte del sistema ideado por el ser humano para que solo unos pocos vivan bien a costa del resto.
Entonces razona por un momento: Si un segundo de tu tiempo tiene un valor imposible de calcular y mucho más grande que todo el dinero que existe en el planeta ¿Porqué aceptamos veinte euros por una hora de nuestro tiempo y nos dedicamos toda nuestra vida a hacer esto de forma repetida?

Antes de que el ser humano inventase el dinero; el aire, el agua, la comida y el entorno estaban a su disposición de forma gratuita por cortesía de la madre naturaleza. Sin embargo ahora y gracias al supuesto “desarrollo social” necesitamos vender miserablemente nuestro tiempo, nuestro cuerpo y nuestra mente a un tercero para obtener recursos que la naturaleza siempre nos ha dado gratis. A este nefasto cambalache o trapicheo le hemos llamado “progreso”, pero… ¿Qué tipo de progreso es este?

La realidad es que en la actualidad millones de personas ya no tienen libre acceso a la comida, el agua y su entorno.

¿Esta es la civilización que queremos? ¿Es esta la evolución que perseguimos? Estoy seguro de que no, pero si es la que quieren los más poderosos de la población mundial. Si, esos mismos que poseen todo el dinero del planeta. Esto no es progreso. Es descarada esclavitud disfrazada de “progreso”.

Desde pequeños nos han educado para que intercambiemos de mayores nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestro tiempo por papel pintado. Nos han estafado mientras aceptábamos todo lo que nos proponían sin ni siquiera cuestionarlo.  Y esto es algo muy peligroso porque hemos acabado creyendo que todo se puede cambiar por papel. De hecho, el planeta en la actualidad gira alrededor de ese papel. Tu salud, tu tiempo y hasta tu propia vida.

El ser humano, desafortunadamente ha consentido que todo lo que existe en el planeta se pueda cambiar por papel y monedas.

El verdadero mal de la especie humana es un oscuro mecanismo psicológico creado por él mismo, en el que otorga el valor a cosas vacías y se lo quita a otras que de verdad lo tienen.

Esta epidemia ha contagiado las mentes de las personas hasta convertirlas en esclavos de su propio sistema.

La especie humana se encuentra inmersa en las tradiciones, las religiones y las leyes. Y las defienden y protegen de una forma casi enfermiza. Crea patrias, canta himnos, traza fronteras, dibuja banderas y alimenta prejuicios. Alienta a las masas inconscientes, dormidas y deshumanizadas. El sistema establecido persigue hasta hostigar e incluso eliminar a los individuos libres y a los líderes pacifistas y comprometidos con la verdadera igualdad y con los valores que realmente defienden la libertad, autonomía y esencia del ser humano bueno de corazón. Nos encontramos en una tela de araña muy difícil de esquivar y salir.

 “La única ley será la palabra”

Riqueza espiritual.

El gran enemigo del sistema social es la consciencia individual y la esencia misma del ser libre y
autónomo. Y la única cosa que puede destruirlo es la mente lúcida, consciente y universal.

Si quieres cambiar el mundo, destruye antes ese virus que hay en tu interior, toma consciencia de tu auténtico
valor como ser divino todo poderoso y acoge contigo el verdadero valor de todo lo que te rodea.

NADIE NOS HA DICHO QUE EN LA AUTONOMÍA PERSONAL SE ENCUENTRA NUESTRA FELICIDAD. QUE EN LA LIBERTAD FINANCIERA RESIDE EL AUTÉNTICO BIENESTAR. QUE EN LA INDEPENDENCIA Y EN EL PENSAMIENTO INDIVIDUAL SE ENCUENTRA EL AMOR HACIA TODO EL UNIVERSO. QUE EN LA EDUCACIÓN FINANCIERA, EL CONOCIMIENTO Y EL APRENDIZAJE CONTINUO SE OCULTAN TESOROS ESPERANDO A SER DESCUBIERTOS POR TI. QUE EN LA AYUDA A LOS DEMÁS HAY MÁS RIQUEZA QUE EN TODOS LOS BANCOS DEL MUNDO. QUE EN EL CAMINO FUERA DEL REBAÑO ENCONTRAREMOS LAS VERDADERAS OPORTUNIDADES PARA NUESTRA VIDA.

Rodeate de la verdadera riqueza, la riqueza espiritual.

Tu libertad individual vale más que todo el dinero que existe en el planeta.

TUS PIERNAS VALEN MÁS QUE TODOS LOS COCHES DEL MUNDO, PORQUE NO PUEDES FABRICAR UNA PIERNA PERO SI MILLONES DE COCHES.

TU VOLUNTAD ES MÁS GRANDE QUE TODAS LAS PATRIAS, PORQUE TU ERES UNA PERSONA ÚNICA Y SIN PERSONAS LAS PATRIAS NO EXISTEN. SOLO SON LINEAS IMAGINARIAS EN UN MAPA.

TU AMOR ES EL GUÍA MÁS ELEVADO Y PURO QUE PUEDES TENER, MUCHO MÁS QUE TODAS LAS RELIGIONES Y DIOSES QUE HEMOS INVENTADO A LO LARGO DE LA HISTORIA.

SEAS QUIEN SEAS Y SEAS COMO SEAS, TU VALOR ES INCALCULABLE Y DEPENDE DE TI VENDERLO A CAMBIO DE NADA.

PARA CAMBIAR EL SISTEMA, ANTES DEBEMOS EMPEZAR POR UNA REVOLUCIÓN PSÍQUICA Y LIBERARNOS DEL VIRUS MENTAL HASTA GANAR LA BATALLA QUE NADIE PUEDE LIBRAR POR NOSOTROS.

Recuerda siempre que: Tu tiempo, tu mente y tu cuerpo poseen un valor incalculable.

Quizás por haber nacido en un lugar del planeta privilegiado, sin guerras (al menos de momento) y con la posibilidad de poder alimentarme a diario y vivir de una manera más o menos digna, sea el menos indicado para hablar de injusticias, desigualdades y despropósitos sociales. Pero aún así y sin pretender ser juez ni causa de nada, lo intento hacer con una visión lo más objetiva posible y mediante una perspectiva planetaria centrada en nuestra especie, la humana. La más auto destructiva y peligrosa del planeta tierra.

Quedas invitado desde este instante a reflexionar junto a mí y a extraer (si quieres) tus propias conclusiones al respecto de todo lo que has leído aquí.

Quizás sean estos pensamientos polémicos y políticamente incorrectos, pero creo que necesarios y constructivos
para un mundo y una vida social que aspire a ser mejor de lo que ahora es. En todos los sentidos y a todos los niveles.

He escrito un libro con el cual pretendo volver de nuevo a lo ensencial que hay en cada uno de nosotros. Te enseñaré a recuperar la fidelidad y confianza propia para volver a ser tú mismo/a sin miedo a nada.

Disfruta de su lectura VUELVE A SER TÚ

Te dejo un pequeño video que cuenta de forma breve un pequeño relato o cuento que te hará pensar y reflexionar.

¡¡Feliz Vida!!

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Nos estamos prohibiendo el libre tránsito:

    En donde vivo no tengo la libertad de salir ni a caminar por donde quiera sin ser mal visto o interrogado, al caminar por las calles de la urbanización donde vivo los propios vecinos me hacen preguntas como ¿Qué buscas aquí? (déspotamente y con un tono alto)

    Cada calle se ha encerrado entre rejas.

    Los vigilantes al verme corren hacia donde estoy para preguntarme que hago allí.

    Una persona de la urbanización le indicó a uno de los vigilantes que yo tenía mal aspecto, el vigilante dijo que no pensaba igual pero que mejor no siguiera pasando cerca de ese lugar.

    Me juzgan por mi apariencia sin conocerme.

    Ser un hombre sólo que le gusta caminar es algo mal visto, pensarán es un ladrón o un secuestrador. He pasado muchos momentos indeseables sólo por ser un hombre que sale a caminar.