Transformación personal. Comienza el día como lo hacen los que triunfan.

Antes de que salga el sol comienza tu transformación personal.

La oportunidad se encuentra justo ahí.

Algo de lo que me di cuenta rápidamente cuando puse en práctica mi propia transformación personal, fue comprobar que una vez que te obligas a hacer cualquier cosa de forma diaria y te lo tomas en serio de verdad, es decir, le pones disciplina, voluntad, perseverancia y predisposición para que se convierta en un nuevo hábito en tu vida, la mente deja de dispersarse y por fin se relaja. Se acaban los pensamientos y las distracciones, entrando en juego un nuevo y desconocido protagonista en la ecuación: la acción y la práctica rutinaria.

Nuestro cerebro se encuentra, de forma casi permanente, actuando como un juez crítico y perverso contra nuestra propia persona. Pensamientos del estilo: “¿Estaré haciendo lo correcto?”, “No puedo concentrarme”, “Tengo que hacer tal cosa”, “No soy capaz de avanzar”, “¿Valdrá la pena tanto esfuerzo?”, “¿Estaré haciéndolo bien?”, etc… nos están bloqueando el poder que todos poseemos para ser productivos y eficaces con aquello que pretendemos. Sin rutinas estables en nuestra vida se pierde muchísimo tiempo inútil en decidir cosas que realmente son insignificantes o poco importantes para alcanzar los objetivos deseados y poder crecer como personas exitosas.

TRANSFORMACIÓN PERSONAL

Disponernos a poner en práctica una serie de pequeños hábitos diarios desde el mismo instante en el que abrimos los ojos por las mañanas, se convertirá en el gran cambio que tanto deseamos ver en nuestra vida y que tan difícil de alcanzar nos parece desde la lejanía de nuestras acciones cotidianas actuales.

El objetivo primordial es lograr la consistencia y la MOTIVACION necesaria en esas determinadas rutinas que debemos a iniciar cuanto antes.

Siempre me ha llamado la atención, con respecto a la conducta humana y su misterioso “engranaje”, el hecho de que existan personas increíblemente exitosas frente a otras que siempre permanecen en el mismo “agujero negro” de pesimismo, amargura y desconfianza hacia sus propias vidas.

En mi opinión, el principal rasgo de las personas exitosas se encuentra en su fuerza de voluntad y en su propio poder de sacrificio para trabajar focalizados y sin distracciones en lo que pretenden. Los seres humanos con esas cualidades bien desarrolladas ( y recuerda que todos las tenemos sin distinción) suelen mantener unas rutinas diarias concretas, simples y constantes.

Algo común de su éxito es la disciplina matinal.

Cómo iniciar tu transformación personal. Antes de que la mayoría de las alarmas y despertadores del 90% de las personas se hayan activado para retumbar en sus cabezas provocándoles el primer espalmo del día, ellos ya han realizado la mayor parte de sus tareas o al menos las más importantes. Las cuales les acercarán a sus objetivos deseados. Me refiero tanto a las labores intelectuales como a las correspondientes al cuidado mental, físico y espiritual.

Si observamos de cerca a este tipo de personas y leemos sus métodos y estrategias, veremos que comienzan cada día con una energía envidiable. Lo que desconocemos de ellos es que posiblemente lleven levantadas varias horas antes que los demás. Sus mentes se encuentran en estado “ON”  y preparadas para “lo que venga” bastante tiempo antes que el resto. Lo que los hace diferentes es la autogestión de sus propias prioridades personales. Es decir, se centran en lo esencial para ellos y eliminan las distracciones donde la mayoría  de personas se pierden o permanecen embobadas como auténticos “zombies” autómatas dispersos.

Los ganadores elaboran su propia lista de prioridades personales para consultarla a diario.

Te invito a que hagas la tuya propia a partir de ahora y la tengas a la vista en tu lugar favorito de la casa o el despacho para ir a consultarla antes de comenzar cada nuevo día.

Saber definir tus prioridades personales desde el inicio de cada jornada sin caer embaucado por las típicas distracciones inútiles y poco productivas donde la mayoría de personas sucumben (ver la televisión, redes sociales, internet, cotilleos, vidas de los demás, etc…) es una de las claves fundamentales de las personas que consiguen lo que se pretenden. La fuente de energía y motivación que desarrollan se debe precisamente a que permanecen centradas en sus propias prioridades.

La inmensa mayoría de las personas desperdician infinidad de tiempo desde primera hora del día.

Tiempo malgastado que por otro lado (y si son honestos con ellos mismos) tarde o temprano reconocerán que no les aporta ningún beneficio importante a nivel personal.

Si de verdad quieres pasarte al bando de los ganadores, tengo justo la receta que necesitas. Se trata de todos los planes de acción diarios que realizan las personas con éxito. Te hablo de las técnicas y estrategias PROBADAS que funcionan de verdad para alcanzar todos tus objetivos (sean cuales sean).

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.